Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Propiedad Intelectual’

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. En este caso, vale más que mil post. Titulado The Battlespace of Online Piracy, este curioso diagrama retrata a la perfección las áreas en las que se libra el gran combate de y contra la piratería, y también retrata a algunos de los principales actores y qué posiciones ocupan en ese imaginario a la vez que muy real campo de batalla.

 

by visually. Browse more infographics.

 

Read Full Post »

Todos los días es el día internacional de algo. La efectividad de festejos así es como poco cuestionable. Pero por los menos sirve, eso sí, para que las personas involucradas de una u otra forma con el tema al que hace referencia el día se movilicen, hagan actos, traten de darle repercusión mediática.

Y hoy es el Día Internacional de la Propiedad Intelectual. Un «día internacional» muy joven, que cumple once años si las cuentas no me fallan, y que trata de dar resonancia a los derechos que asisten a creadores e inventores sobre sus obras. Así que no se diga, aquí va mi granito de arena, en este caso acerca de los enemigos de la Propiedad Intelectual.

Que la Propiedad Intelectual tiene enemigos, no es noticia. Pero, ¿qué no los tiene? El asunto está en identificarlos y clasificarlos, que no siempre se hace. Y en estas líneas quiero ofrecerles mi particular taxonomía sobre el asunto. Pueden usarla a su antojo, citando la fuente, claro.

Los enemigos de la propiedad intelectual podrían englobarse todos bajo un solo epíteto, el de «listos». Son todos unos listos, de una u otra forma. Lástima que el lenguaje escrito no pueda reproducir esas distintas entonaciones que en español damos a la palabra listo. Así que póngale ustedes el tonillo a cada uno.

1. De entrada tenemos a los «listos» que piratean, para usar el término coloquial, y no contentos con ello, pretenden convertir su latrocino en una suerte de acto justiciero, de rebeldía, sea contra autores millonarios o contra ese enemigo brumoso al que llaman «la industria».

2. Luego están los «listos» que pescan en aguas revueltas y que se dividen a su vez en dos categorías.

2.1. Por un lado los sectores industriales que tienen mucho que ganar no pagando derechos de propiedad intelectual o, al menos, cambiando las normas a su favor. Algunos de esos sectores son muy activos a la hora de alentar la hostilidad pública o incluso de financiar por detrás a autotituladas organizaciones de usuarios en red o supuestos pequeños comercios en pugna legal contra entidades de gestión.

2.2. Por el otro lado están los que han visto el filón de la popularidad rápida y fácil jaleando, atizando y dando en algunos casos incluso un tosco soporte ideológico a las posturas hostiles a la propiedad intelectual.

3. Luego están los «listos» que pretenden exprimir la teta con el cuento de la propiedad intelectual. Esos son algunos creadores y en ocasiones así se han comportado algunas sociedades de gestión, con prácticas abusivas y posturas arrogantes. Todos estos «listos» son para la propiedad intelectual un verdadero enemigo en casa. Se pasan de «listos» y sus desmanes alimentan la hostilidad de parte de la población y dan excusas a los «listos» de la categoría 2.

3. Y por último están los «listos» convencidos de que con un chascar de dedos pueden resolver un escenario tan complicado como el de la propiedad intelectual. Este «tipo» de listos abunda en la clase política española. De forma periódica nos regalan con alguna idea genial, concebida en el fondo de sus mentes geniales y sin ayuda de expertos o siquiera documentación sobre el tema.

He dicho que abunda pero por suerte son bastante inocuos. Todo el tema de la Propiedad Intelectual está muy acotado por Directivas Europeas y Convenios Internacionales, cosa que por lo normal este tipo de «listos» suele ignorar, pese a que no debieran.

En general, en España vamos de listos con el tema de la Propiedad Intelectual, y así nos luce el pelo. Si ciertas industrias culturales no fuesen tan tacañas, si la clase política no sufriese de tanta soberbia intelectual, acudirían a los que saben, que son los abogados especializados en Propiedad Intelectual. Existen, saben mucho y tienen mucha experiencia. Son los listos de verdad, en el sentido apreciativo y no peyorativo del término. Asombra que sus conocimientos, que su experiencia, no sea a veces demandada por gente que tendría en unos casos mucho que ganar y en otros mucho que aprender para bien de todos.

Pero en fin, todo cambia y todo puede cambiar. Tal vez algún día en este tema –como en otros tantos- algún día seamos más listos y no vayamos tanto de listos, porque siempre acabamos pasándonos de listos.

Entretanto, buen día de la Propiedad Intelectual. Esto que ilustra el post son algunos de los carteles conmemorativos del día, que se viene haciendo desde que existe. ¿Hermosos, verdad? Pinchando en el cartel de más abajo, pueden acceder a la web de la Organización Internacional de la Propiedad Intelectual.

 

Read Full Post »

Ayer comentábamos el hecho de que algunas librerías online, con mucho volumen de negocio, no exigen el ISBN a las publicaciones que venden. Un poco al hilo de eso pero en sentido contrario está la noticia de que el 18 de este mes, la ISO (International Organization for Standardization) ha otorgado al ISNI el ISO 27729, lo que le convierte en un estandar internacional a la hora de identificar y catalogar a los titulares de creaciones en muy diversos soportes.

El ISNI (Internationa Standart Name Identifier) es un código de 16 dígitos que sirve para identificar identidades con el objetivo de dar un único código que sirva tanto en los diversos campos creativos como de investigación, etc. En su página se define uno el vínculo entre las figuras públicas y las obras con las que están relacionadas estas figuras. Es una buena definición.

En un momento en que la revolución digital está rompiendo las barreras y por tanto los campos tradicionales de la cultura, parece una iniciativa valiosa, adecuada a los nuevos tiempos. La cosa se complica cada vez más, en un proceso creativo intervienen cada vez más creadores y empresas. Sirva de ejemplo que está ocurriendo con el ebook, que ya está introduciendo contenido multimedia.

Lo cierto es que el ISNI es muy joven. Nació el año pasado con la pretensión de crear una herramientas que pudiera servir para eliminar las duplicidades y confusiones entre identidades y, por tanto, sobre las autorías y titularidad de derechos. La Agencia Internacional del ISNI es el fruto de la colaboración de varias entidades internacionales, entre las que está la Conference of European Libraries. Es obvio el éxito obtenido, visto el rápido reconocimiento por parte de la ISO y la concesión de ese número: 27729:2012, que supone el espaldarazo a la iniciativa.

La información está disponible en la página oficial de la agencia. Ahí, a la derecha, con solo pinchar sobre el encabezado ISNI Standart published by ISO es posible descargar el documento con toda la información sobre este particular.

Read Full Post »

 

Dicho y hecho, el pasado 29 de febrero se publicaron en el BOE los procedimientos a la hora de comunicarse con la Sección Segunda de la Comisión de la Propiedad Intelectual. La sección está ya pues en marcha. Y algunos seguimos pensando lo mismo. Es necesario algún mecanismo que salvaguarde los derechos de la propiedad intelectual frente a los que los depredan. En ese sentido bien. Lo malo es que es una lástima que no se haya sido capaz de articular a través de los jueces, como habría sido lo lógico. Es un fallo del sistema y, por cierto, dice bastante poco también de algunos jueces que con sus interpretaciones torticeras y arbitrarias (en el mal sentido de la palabra) han propiciado que se establezca este sistema.

Al revés que la Sección Primera, que cobra por prestar servicios de arbitraje, acudir a la Segunda será gratuito, debiendo, por supuesto, acreditar la condición de titular o representante del titular de los derechos. Aquí les dejo la Orden publicada en el BOE, por si le quieren echar un vistazo o puede serles de utilidad VER.

Y, eso sí. Los que saben de esto dicen que uno de los grandes nudos gordianos del método es la posibilidad de que se produzca una colisión con los procedimientos judiciales. Es decir: ¿qué pasa si la Sección Segunda decide cerrar una página web que infringe los derechos de propiedad intelectual, y esa página y sus titulares, por otro lado, han sido denunciados por la vía penal? Pues según dicen, pasa que es un lío.

Así que, si son titulares de derechos de propiedad intelectual, ya saben: o acuden al juez o a la comisión. Pero a los dos puede ser que se enreden. En este caso puede ocurrir que los esfuerzos se resten y no se sumen. Que uno más uno de igual a cero y no a dos.

Read Full Post »

Por algún extraño motivo, son bastantes los que tienden a confundir la SOPA, ACTA, PIPA y el reglamento de la Comisión de la Propiedad Intelectual. Es como si alguien hubiese hecho un único paquete con todo, a manera de «bono basura» cultural para endosarlo por doquier. Pero lo cierto es que son iniciativas bien distintas, destinadas a regular en el ámbito de la Sociedad de la Información y, en ocasiones, a perseguir y penalizar determinadas prácticas que en ocasiones llegan a lo delictivo.

Por eso es conveniente distinguir. Conocer las diferencias es importante. Conocer las diferencias no significa que se deba estar de acuerdo en desacuerdo con varias o todas estas iniciativas legales.

A mí, por ejemplo, me disgustan tanto SOPA como la llamada ahora «ley Wert-Sinde», aunque por razones bien distintas. En el caso de SOPA -de la que ya hablé en otra entrada– porque este tipo de iniciativas abren puertas falsas a la discrecionalidad y a la arbitrariedad; a que amparándose en ella se reprima no el delito sino a cualquiera que por motivos económicos o ideológicos resulte molesto.

La «ley Wert-Sinde», con las últimas modificaciones, no parece presentar ese problema. Al contrario: es muy garantista. Si el que esto escribe está en contra no es por otro motivo que porque supone reconocer de facto la incapacidad del sistema por afrontar ciertos problemas. Si se recurre a un órgano administrativo para perseguir los delitos contra la propiedad intelectual, es que se está asumiendo que la justicia no es capaz. Y eso es terrible, o al menos a mí me lo parece.

Pero esta entrada no es para hablar de mis opiniones, sino de un trabajo excelente sobre las diferencias entre SOPA y la «ley Wert-Sinde». De ahí mi alusión concreta a ambas en párrafos anteriores. El documento, publicado por el Instituto de Autor y obra de Álvaro Díez Alfonso es muy reciente y me parece un excelente trabajo en el que se sintetizan las diferencias entre ambas iniciativas. Se puede consultar aquí.

Porque, para opinar es bueno estar informado. Y sobre este tema, este documento, llamado SOPA vs Sinde, es una excelente oportunidad de informarse sin fárrago.

Read Full Post »

Esto es como dice el título un detalle, un apunte jocoso. Menor también, pero que no puedo resistirme a consignar. Se lo oí a una persona que sabe mucho sobre la Propiedad Intelectual y aquí lo recojo tal cual.

El día 30 de diciembre, el Gobierno anunció la supresión del canon digital y su sustitución por un pago compensatorio a cargo de los Presupuestos Generales del Estado. En efecto, el día 31 así quedó recogido en el BOE, dentro de un paquete de medidas en el Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público., en la Disposición Adicional Décima.

Y ahí está el detalle hilarante por la incongruencia. Se deroga la compensación por copia privada mediante el pago de un canon aplicable a los soportes. Se sustituye por una cantidad (de cuantía aún indeterminada) a pagar por el Estado. Y eso se promulgan en un decreto para ¡La corrección del déficit público!

Así que una medida que pasa el pago de los agentes privados involucrados a las arcas del Estado, con el consiguiente aumento del gasto, se recoge en un decreto que se enuncia como hecho para corregir el déficit. No me digan que no tiene su gracia. De acuerdo, sino negra, dada la situación que vivimos, al menos bastante tiznada, pero gracia.

Read Full Post »

Nos anuncian que el FBI ha cerrado Megaupload y Megavideo. También que han detenido a sus responsables y a parte de sus empleados. El motivo, el haber ejercido a manera de «casa de tolerancia» para un tráfico de archivos que incurriría en delitos contra la Propiedad Intelectual, y haber causado con ello pérdidas millonarias a los legítimos propietarios de esas obras.

Las primeras cifras que nos dan son sin duda astronómicas. Nos dicen que a cambio de causar pérdidas por valor de medio billón (español) de dólares a los propietarios de las obras, se habrían embolsado más de 175 millones de dólares. También que Megaupload y Megavideo representaban cerca del 4% del tráfico mundial en Internet. Ahí es nada.

Para aquellos que no lo saben, hay que aclarar que Megaupload no era exactamente un portal «pirata». Los usuarios podían alojar ahí toda clase de archivos para su descarga. De hecho, el que esto escribe tenía un par de ebooks gratuitos para descarga de los usuarios alojados justo ahí. La web tenía un sistema para denuncias para aquellos casos en los que alguien detectase que se había alojado material que vulneraba los derechos de la Propiedad Intelectual.

Eso no parece haber sido suficiente. Los responsables de Megaupload están acusados de crimen organizado y eso en Estados Unidos no es ninguna broma.

Pero hay que mirar más allá de este suceso concreto, que acaba de tener lugar. Esto es un síntoma más, como la cuestión de la ley SOPA es otro. Podemos considerar todo esto como burbujas en un caldero puesto al fuego. Un pop aquí, otro pop allá. A simple vista aislados, pero en realidad señales de un todo. Avisos de que el caldero está punto a bullir.

Ese bullir es que la fiesta se ha acabado. La transferencia del negocio de películas, música, literatura, a la Red se está acelerando. Por ejemplo, ya se vende más música por Internet que en descarga. Antes la Red solo movía piratería y no presentaba grandes posibilidades de negocio real para los legítimos propietarios. Ahora la tecnología ha evolucionado y cada vez más el negocio está en Red.

Y esos propietarios de los derechos no están por la labor de producir ellos para que se lucren otros. Lógico. Hasta ahora grandes empresas de telefonía y servicios de Internet se han limitado a poner los medios y lavarse las manos de los posibles actos de piratería. Pero ahora tienen enfrente no a autores o pequeñas empresas, sino a corporaciones igual de grandes y con igual de malas pulgas. Y la juerga de barra libre se va a acabar.

A mí me parece bien que haya clausura y prisión en lo que a las vulneraciones de los derechos de la Propiedad Intelectual se refiere. Lo único, como señalaba en la entrada anterior, es que hay que posicionarse no en defensa de granujas pero sí en que no se vulneren libertades y derechos con la excusa de poner coto a tales granujas. Por mí, que metan en la cárcel a todos los que se lucran con delitos contra la Propiedad Intelectual. Pero cuidado con que eso no sirva de excusa para censuras, represión de opiniones adversas, persecución y bloqueo de todo aquello que pueda molestar a los poderosos.

A mi juicio, es por eso por lo que hay que pelear. Y en cuanto a los defensores de un supuesto «libertarismo» en la Red, postura que al final no era más que dar cancha a piratas, me parece que tendrán que buscarse nuevos pastos. Muchas veces se ha señalado que los gurús -de todo pelaje- suelen apoyar posiciones extremas porque defendiendo la moderación no se suele ganar popularidad con la rapidez que gente así desean. Eso explicaría la actitud de ciertos personajes sobre este tema. Tendrán que buscarse nuevos púlpitos desde los que predicar azufre y apocalipsis. Porque también para ellos, al menos en este tema, empieza a acabarse el carnaval.

Read Full Post »

Older Posts »