Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Propiedad Intelectual’ Category

Dicen que este Gobierno no podía hacerlo peor en lo referente a la Cultura. No exageremos. Siempre se puede hacer peor. Así que no mentemos a la bicha, no sea que esto todavía empeore y vamos a decir que su actitud y actuación es tan solo nefasta. Esa subida del IVA del 8 al 18% (si duda forzada por Hacienda y contra la voluntad de la Secretaría de Estado de Cultura) no es que ponga al borde del abismo a sectores enteros, es que los lanza a él de cabeza. Artes Plásticas, Artes Escénicas y Musicales. Cine, Libro electrónico… Solo ayer se publicaba que un informe de PWC cifra en un 21% las salas de exhibición que cerrarán por culpa de tal medida. Aquí pueden ver algunas cifras de lo que puede suponer esto y resulta acongojante. VER

En fin. Al menos se presenta al Gobierno una oportunidad de hacer las cosas bien y no hacerlas mal (y de paso a los partidos de la oposición). Se ha publicado por fin una propuesta de Directiva sobre propiedad intelectual para su estudio, debate y aprobación en el Parlamento Europeo. Esta propuesta no es ninguna «idea genial» sino el fruto de más de diez años de trabajo, mucha labor de análisis y una cantidad ingente de entrevistas y consultas. Podrá gustar o no, pero trabajo tiene detrás.

Habrá que leerla con calma y, sobre todo, consultar con los juristas que de verdad saben de esto. Pero en esencia parece encaminarse a buscar una mayor transparencia y flexibilidad en el tema de las Sociedades de Gestión de Derechos Colectivos y a una también mayor flexibilidad en el tema de las licencias, para dinamizar el mercado. Eso dicho a vuelapluma, porque es un documento de medio centenar de páginas. Pueden consultarlo AQUÍ .

Por otra parte el Gobierno había anunciado que se promulgaría una nueva ley de la Propiedad Intelectual en el último cuatrimestre del año. Eso siempre tiene algo de carcasa vacía, justo porque en el tema de la Propiedad Intelectual los Estados de la Unión están -por fortuna- muy constreñidos por las directivas europeas. Eso pone el tema bastante a salvo de los grandes predadores en cuestiones como estas: los lobbies por un lado y los demagogos ávidos de notoriedad por el otro. Lo cual no quiere decir que una nueva ley tenga por qué ser mala: aunque lo sustancial no se pueda tocar, siempre se puede y debe ajustar para beneficio de los interesados y de la sociedad en general.

Ahora lo que el Gobierno sabrá es cuánta prisa corre una nueva Ley. Los trámites en la Unión Europeo son lentos y a esta propuesta le queda todavía para ser Directiva. Y en el camino puede sufrir grandes modificaciones. A no ser que sea de verdad urgente, tal vez convendría esperar. De lo contrario, luego habría que adaptar la ley a la nueva directiva. ¿No sería mejor aguardar, si es urgente modificar algo en la actual y luego promulgar una nueva? Parece mejor parchear lo viejo que fabricar algo nuevo pero condenado justo a ese parcheo.

Es una opinión. Como siempre les digo, en esto hay que dejar hablar a los juristas que trabajan la Propiedad Intelectual. Es un tema muy complejo. De hecho es lo que voy a hacer, preguntar a personas cualificadas. Esto que dejo aquí por tanto es solo una opinión. Si cambio de forma de pensar (que no sería la primera vez) aquí mismo lo contaré.

Anuncios

Read Full Post »

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. En este caso, vale más que mil post. Titulado The Battlespace of Online Piracy, este curioso diagrama retrata a la perfección las áreas en las que se libra el gran combate de y contra la piratería, y también retrata a algunos de los principales actores y qué posiciones ocupan en ese imaginario a la vez que muy real campo de batalla.

 

by visually. Browse more infographics.

 

Read Full Post »

Con el título de Digital Europe: Diversity and Oportunity, se ha publicado un estudio más que completo sobre la situación de la creación en el nuevo marco creado por Internet. Léanlo o al menos echen una ojeada. Yo me quedo con un dato. En música, cine, literatura, los europeos estamos muy por detrás de los Estados Unidos. Y luego, ya dentro de Europa, los ingleses están a años luz de los demás en cuanto a consumo en formatos digitales. Esos son los datos objetivos.

Y eso me lleva a la reflexión tantas veces y por tantos apuntada. La brecha digital existe entre países y clases sociales, es cierto. Se debe cerrar, también es cierto. Son loables los esfuerzos que se han hecho en tal sentido. Se habla mucho de la alfabetización digital. Pero tal solo viene de verdad de la mano de la necesidad, no de campañas que solo serán siempre auxiliares. La gente mayor aprende a usar el ordenador o el móvil no por ir a cursos organizados por su Ayuntamiento (que no digo que estén mal) sino cuando por A o B le surge la necesidad de utilizar ordenadores o móviles. Punto.

Y con las creaciones en formato digital pasa un poco lo mismo. Cuando la gente disponga de ventajas objetivas de esos formatos sobre los tradicionales, su consumo subirá de forma espectacular. Ahora ya lo hace, pero solo porque los porcentajes son ridículos. La primera ventaja que el público no percibe es, por ejemplo, el precio. No la ve porque en muchos casos no existe. Mientras en muchos productos (libros electrónicos por ejemplo) se pretenda cobrar unos precios absurdos, que solo son una rebaja ridícula sobre el precio del libro físico, los consumidores no verán motivo para emigrar al formato digital… y se abonará a esos que justifican el robo de la propiedad intelectual. Por cierto que, al hilo de eso, mírense los datos que da. En España, las pérdidas por robo de propiedad intelectual son mucho más elevadas que en otros países europeos. Y eso supone, y no sé por qué nadie incide en ello, una destrucción importante de puestos de trabajo en el sector.

Lo del precio era solo un ejemplo. Me quedo con esa hipótesis a la que me apunto. Mientras no se den motivos (ventajas) al consumidor, esté seguirá anclado en viejos formatos. Ahí están los números. Y no me extiendo más. Les invito de nuevo a ojear el texto, que es de lo más interesante.

Read Full Post »

Todos los días es el día internacional de algo. La efectividad de festejos así es como poco cuestionable. Pero por los menos sirve, eso sí, para que las personas involucradas de una u otra forma con el tema al que hace referencia el día se movilicen, hagan actos, traten de darle repercusión mediática.

Y hoy es el Día Internacional de la Propiedad Intelectual. Un «día internacional» muy joven, que cumple once años si las cuentas no me fallan, y que trata de dar resonancia a los derechos que asisten a creadores e inventores sobre sus obras. Así que no se diga, aquí va mi granito de arena, en este caso acerca de los enemigos de la Propiedad Intelectual.

Que la Propiedad Intelectual tiene enemigos, no es noticia. Pero, ¿qué no los tiene? El asunto está en identificarlos y clasificarlos, que no siempre se hace. Y en estas líneas quiero ofrecerles mi particular taxonomía sobre el asunto. Pueden usarla a su antojo, citando la fuente, claro.

Los enemigos de la propiedad intelectual podrían englobarse todos bajo un solo epíteto, el de «listos». Son todos unos listos, de una u otra forma. Lástima que el lenguaje escrito no pueda reproducir esas distintas entonaciones que en español damos a la palabra listo. Así que póngale ustedes el tonillo a cada uno.

1. De entrada tenemos a los «listos» que piratean, para usar el término coloquial, y no contentos con ello, pretenden convertir su latrocino en una suerte de acto justiciero, de rebeldía, sea contra autores millonarios o contra ese enemigo brumoso al que llaman «la industria».

2. Luego están los «listos» que pescan en aguas revueltas y que se dividen a su vez en dos categorías.

2.1. Por un lado los sectores industriales que tienen mucho que ganar no pagando derechos de propiedad intelectual o, al menos, cambiando las normas a su favor. Algunos de esos sectores son muy activos a la hora de alentar la hostilidad pública o incluso de financiar por detrás a autotituladas organizaciones de usuarios en red o supuestos pequeños comercios en pugna legal contra entidades de gestión.

2.2. Por el otro lado están los que han visto el filón de la popularidad rápida y fácil jaleando, atizando y dando en algunos casos incluso un tosco soporte ideológico a las posturas hostiles a la propiedad intelectual.

3. Luego están los «listos» que pretenden exprimir la teta con el cuento de la propiedad intelectual. Esos son algunos creadores y en ocasiones así se han comportado algunas sociedades de gestión, con prácticas abusivas y posturas arrogantes. Todos estos «listos» son para la propiedad intelectual un verdadero enemigo en casa. Se pasan de «listos» y sus desmanes alimentan la hostilidad de parte de la población y dan excusas a los «listos» de la categoría 2.

3. Y por último están los «listos» convencidos de que con un chascar de dedos pueden resolver un escenario tan complicado como el de la propiedad intelectual. Este «tipo» de listos abunda en la clase política española. De forma periódica nos regalan con alguna idea genial, concebida en el fondo de sus mentes geniales y sin ayuda de expertos o siquiera documentación sobre el tema.

He dicho que abunda pero por suerte son bastante inocuos. Todo el tema de la Propiedad Intelectual está muy acotado por Directivas Europeas y Convenios Internacionales, cosa que por lo normal este tipo de «listos» suele ignorar, pese a que no debieran.

En general, en España vamos de listos con el tema de la Propiedad Intelectual, y así nos luce el pelo. Si ciertas industrias culturales no fuesen tan tacañas, si la clase política no sufriese de tanta soberbia intelectual, acudirían a los que saben, que son los abogados especializados en Propiedad Intelectual. Existen, saben mucho y tienen mucha experiencia. Son los listos de verdad, en el sentido apreciativo y no peyorativo del término. Asombra que sus conocimientos, que su experiencia, no sea a veces demandada por gente que tendría en unos casos mucho que ganar y en otros mucho que aprender para bien de todos.

Pero en fin, todo cambia y todo puede cambiar. Tal vez algún día en este tema –como en otros tantos- algún día seamos más listos y no vayamos tanto de listos, porque siempre acabamos pasándonos de listos.

Entretanto, buen día de la Propiedad Intelectual. Esto que ilustra el post son algunos de los carteles conmemorativos del día, que se viene haciendo desde que existe. ¿Hermosos, verdad? Pinchando en el cartel de más abajo, pueden acceder a la web de la Organización Internacional de la Propiedad Intelectual.

 

Read Full Post »

Ayer comentábamos el hecho de que algunas librerías online, con mucho volumen de negocio, no exigen el ISBN a las publicaciones que venden. Un poco al hilo de eso pero en sentido contrario está la noticia de que el 18 de este mes, la ISO (International Organization for Standardization) ha otorgado al ISNI el ISO 27729, lo que le convierte en un estandar internacional a la hora de identificar y catalogar a los titulares de creaciones en muy diversos soportes.

El ISNI (Internationa Standart Name Identifier) es un código de 16 dígitos que sirve para identificar identidades con el objetivo de dar un único código que sirva tanto en los diversos campos creativos como de investigación, etc. En su página se define uno el vínculo entre las figuras públicas y las obras con las que están relacionadas estas figuras. Es una buena definición.

En un momento en que la revolución digital está rompiendo las barreras y por tanto los campos tradicionales de la cultura, parece una iniciativa valiosa, adecuada a los nuevos tiempos. La cosa se complica cada vez más, en un proceso creativo intervienen cada vez más creadores y empresas. Sirva de ejemplo que está ocurriendo con el ebook, que ya está introduciendo contenido multimedia.

Lo cierto es que el ISNI es muy joven. Nació el año pasado con la pretensión de crear una herramientas que pudiera servir para eliminar las duplicidades y confusiones entre identidades y, por tanto, sobre las autorías y titularidad de derechos. La Agencia Internacional del ISNI es el fruto de la colaboración de varias entidades internacionales, entre las que está la Conference of European Libraries. Es obvio el éxito obtenido, visto el rápido reconocimiento por parte de la ISO y la concesión de ese número: 27729:2012, que supone el espaldarazo a la iniciativa.

La información está disponible en la página oficial de la agencia. Ahí, a la derecha, con solo pinchar sobre el encabezado ISNI Standart published by ISO es posible descargar el documento con toda la información sobre este particular.

Read Full Post »

El Observatorio de la lectua y el libro, dependiente de la actual Secretaría de Estado de Cultura, acaba de publicar Situación actual y perspectivas del libro digital en España II. Se trata de un documento muy bien estructurado, muy bien informado, que ofrece cifras en detalle. También una panorámica de las diferentes iniciativas que han tenido lugar en este país en fechas recientes.

Léanlo si el tema les interesa. Es lo único que les puedo decir. Les va a resultar muy instructivo.

El único pero que se puede poner no es en realidad un pero, porque no es culpa del informe. Ocurre que este escenario del libro electrónico está evolucionando tan rápido que las conclusiones que se sacan ya no son aplicables a la actualidad. La cifra que ofrece: que el ebook en 2010 (última cifra disponible) supuso solo el 2,4% de la facturación solo es eso, una cifra ya pasada. La calificación de marginal es aplicable a ese momento y escenario, no a los actuales.

El único comentario, al margen de ese, que quisiera hacer, es el siguiente. Ahí se recoge que los ebooks ya son el 18% de los libros registrados en España. Y dice bien: «registrados». Libros con ISBN. Hago la precisión porque cada vez ese método va a ser menos fiable.

El ISBN no deja de ser un número de catalogación otorgado por una entidad privada, radicada en su día en Alemania y en la actualidad en Inglaterra, si no me equivoco. A los españoles nos choca esto un poco porque hasta el año pasado los isbns eran expedidos por un organismo oficial.

Y ocurre que el ISBN se está «desuniersalizando» si se me permite el palabro. Librerías online con tanto volumen de negocio como Amazon no lo exigen, en cambio otras como ITunes sí. Y los hay, gratuitos, que circulan con licencias creative commons. Así que ya no son el 100% de los libros que se producen en ebook los que llevan ISBN, como ha estado ocurriendo con los producidos en papel. Luego echar las cuentas ya no va a ser tan fácil como antes y habrá tal vez que recurrir a la estadística.

Pero era eso, solo un comentario, una anotación al margen. Insisto, léanlo si les interesa el tema. No se arrepentirán.

Read Full Post »

 

Dicho y hecho, el pasado 29 de febrero se publicaron en el BOE los procedimientos a la hora de comunicarse con la Sección Segunda de la Comisión de la Propiedad Intelectual. La sección está ya pues en marcha. Y algunos seguimos pensando lo mismo. Es necesario algún mecanismo que salvaguarde los derechos de la propiedad intelectual frente a los que los depredan. En ese sentido bien. Lo malo es que es una lástima que no se haya sido capaz de articular a través de los jueces, como habría sido lo lógico. Es un fallo del sistema y, por cierto, dice bastante poco también de algunos jueces que con sus interpretaciones torticeras y arbitrarias (en el mal sentido de la palabra) han propiciado que se establezca este sistema.

Al revés que la Sección Primera, que cobra por prestar servicios de arbitraje, acudir a la Segunda será gratuito, debiendo, por supuesto, acreditar la condición de titular o representante del titular de los derechos. Aquí les dejo la Orden publicada en el BOE, por si le quieren echar un vistazo o puede serles de utilidad VER.

Y, eso sí. Los que saben de esto dicen que uno de los grandes nudos gordianos del método es la posibilidad de que se produzca una colisión con los procedimientos judiciales. Es decir: ¿qué pasa si la Sección Segunda decide cerrar una página web que infringe los derechos de propiedad intelectual, y esa página y sus titulares, por otro lado, han sido denunciados por la vía penal? Pues según dicen, pasa que es un lío.

Así que, si son titulares de derechos de propiedad intelectual, ya saben: o acuden al juez o a la comisión. Pero a los dos puede ser que se enreden. En este caso puede ocurrir que los esfuerzos se resten y no se sumen. Que uno más uno de igual a cero y no a dos.

Read Full Post »

Older Posts »