Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 julio 2012

Está el país como bosque que arde en parte por las condiciones ambientales y en parte por la acción de los pirómanos. Lo que ha ocurrido al IVA que se aplica a algunos de los sectores culturales es otro de tantos focos de incendio.

En las entradas de Cine y en transacciones relacionadas con las Artes Plásticas el IVA pasa del 8 al 21%. El libro en papel se salva y mantiene el superreducido del 4%, pero no así el ebook, que tendrá un 21% también. La medida ha caído como una bomba, no porque no se esperase (temiese) sino porque, quien más quien menos, mantenía la esperanza de que el diluvio no llegase a esto. Pero llegó.

Se suceden en estos días las declaraciones, los artículos, los actos de protesta. Pero en un país que naufraga, donde esto es ya el sálvese el que pueda, donde se suceden conflictos llevados con mucha mayor dureza por los afectados, como ocurre con la minoría, ¿a quién le importa lo que le ocurra a la Cultura? A los del sector y poco más.

Se ha hablado hasta la saciedad sobre el gran error que es matar a la gallina de la Cultura para sacarle ni siquiera un huevo de oro, sino unas pocas pepitas. Quisiera aportar mi grano.

Es verdad que el sector Cultura no es de los más grandes en nuestra economía –la cifra que se da del 4% del PIB está inflada-, pero da mucho empleo y, sobre todo, en un país como este, es o debiera ser uno de los sectores con futuro. Somos el segundo país con más patrimonio cultural material e inmaterial del mundo. Y eso se puede usar –aparte de para generar instrucción y culturización entre la población- para crear puestos de trabajo y riqueza. Después de todo, en China podrán hacer rodamientos más baratos, pero el Acueducto de Segovia o la Alhambra las tenemos nosotros.

Ocurre que muchos de los sectores de la Cultura son como osos panda. Muy frágiles. Cualquier cambio pequeño en las condiciones puede resultar para ellos catastróficos. Y estas subidas de impuestos lo van a ser, y ya veremos si no resultan mortales. Y de ello hay un responsable, que es el Gobierno de la Nación. Porque cuando una administración pública toma una medida, la que sea, ha de calibrar las posibles consecuencias de sus decisiones. Y eso vale tanto para una subida como para una bajada de impuestos. Para la promulgación de una ley como para una derogación.

Buscando sacar dinero de debajo de las piedras, se va a ordeñar más de la cuenta a estas vacas. Y no van a sacar más leche. Van a sacar ya sangre y las vacas se van a morir sin provecho para nadie. En la próxima entrega veremos con trazo grueso por qué.

Read Full Post »

Soy consciente de tener estos días abandonado el blog. De cometer el pecado imperdonable de no colocar al menos una entrada nueva a la semana (imperdonable según los expertos). Ocurre que un par de proyectos absorben todo mi tiempo. Porque justo es una época en la que hay materia de actualidad, desde luego. La subida del IVA que cualquier lógica dice que será catastrófica para ciertos sectores culturales, la nueva ley de PI anunciada para octubre, el expolio del Liceu, imputado ya oficialmente a CIU y que demuestra la incapacidad del Estado (que ha estado dando millones a esa institución durante años) para supervisar el destino de esos fondos…

En fin, para mantener esto en movimiento y para ser esperanzador, les dejo un ensayo estupendo sobre Julio César y las Bibliotecas Públicas. Digo esperanzador porque indica que ya de muy antiguo había un interés por preservar y difundir la cultura, por mucho que entonces lo de público fuese un concepto más restrictivo que ahora. Leer Julio César y la idea de biblioteca pública en la antigua Roma.

Read Full Post »